Alfabetización de mujeres y hombres indígenas q’eqchís mayas para su participación en el desarrollo comunitario y municipal de Raxruhá. Guatemala

Detalles del proyecto

ENTIDAD FINANCIADORA: Bankia

DURACION: 12 meses

PRESUPUESTO: 7.000 €

CONTRAPARTE: Fundación Sagrada Tierra

Breve descripción del proyecto

Partimos de la premisa universal de que toda persona tiene derecho a un nivel de vida digno que le asegure salud y bienestar, en especial alimentación, vestido, vivienda, educación y servicios sociales necesarios, por este motivo caminamos junto a las aldeas Q’eqchí y sus dirigentes locales en busca de mejores condiciones de vida.

Este proyecto forma parte de una estrategia educativa y de participación ciudadana que Sagrada Tierra y ECOSOL vienen impulsando en el Departamento de Alta Verapaz en Guatemala desde hace más de seis años, donde viven mujeres y hombres indígenas q’eqchí. Los q’eqchís practican la solidaridad a lo largo del año en el desarrollo de sus trabajos agrícolas, sobre todo en el tiempo de la siembra, en que todos trabajan para todos y celebran con festejos y ritos sagrados cada día de la siembra del maíz. Practican y viven la solidaridad en la construcción de sus humildes viviendas. Viven esta relación comunitaria en sus ritos y ceremonias sagrados cuyo objetivo es precisamente la formación sobre su cultura y la preservación de la unidad comunitaria.

La mujer q’eqchí tiende a la vida. Se inclina a los valores fundamentales de la naturaleza y de lo vivo; a través de lo femenino se manifiesta la potencia creadora. La mujer q’eqchí es la trasmisora de la vida a las comunidades y al grupo étnico. Es el símbolo de la vida. La mujer q’eqchí, además, es el sagrario de la cultura. Sus hijos y nietos se nutrirán de la fertilidad espiritual de la mujer. Los valores q’eqchís son retransmitidos por las mamás y sobre todo por las abuelas desde la ternura y desde su delicadeza.

Cuando el ritmo de la maternidad se interrumpe, por la edad, la mujer q’eqchí no es considerada como inútil o decadente, al contrario, alcanza un nuevo estatus honorable, ingresa en una nueva fertilidad, la de la mujer sabia. Es la portavoz de la madre tierra y de sus hijos, es la voz de la sabiduría del espíritu. Ella tendrá la última palabra en las decisiones que comprometan el futuro de su familia o comunidad. Al igual que los ancianos, será respetada y venerada por su aporte a la comunidad. Vida de la mujer q’eqchí. ¿Has visitado alguna vez las aldeas q’eqchís? Ellos se llaman a sí mismos, los hijos de la Selva. Aman la selva, la Sagrada Montaña y los santos palos y bejucos (lianas), los santos cerros, el aire, el agua de los ríos… Son los hijos de la Sagrada Tierra. Entre las muchas cosas que podrás observar, si te quedas a dormir en una de sus humildes viviendas, una es que se levantan muy temprano, dan gracias al Señor Sol por el nuevo día, agradecen inclinados a la Sagrada Tierra la vida que les trae. Verás el bullicio de todos los niños y niñas que se levantan también muy temprano. Y podrás observar rápidamente cómo es el trabajo de las mujeres, se levantan a las cuatro de la mañana: se lavan y se asean, se peinan y comienzan sus tareas diarias, como hace 20 años, como hace 200 años.

1. Encienden el fuego con leña, calientan el agua o el café.
2. Desgranan el maíz para luego moler los granos con un molino manual y después con la piedra de moler, para hacer las tortillas a sus esposos primero, porque se van al trabajo temprano, y luego a sus hijos, que suelen ser muchos, 8 o 10. En este caso las hijas mayores las ayudan.
3. Tortean y ponen las tortillas al comal junto al fuego, luego de servir el desayuno a sus esposos.
4. Les preparan su xel (comida envuelta en hojas), que los maridos se llevan al campo.
5. Cuidan del aseo de los hijos mayores y lavan y asean a los chiquitos

6. Siguen moliendo y echando las tortillas al comal.
7. Les dan su desayuno a sus hijos y ellas desayunan también.
8. Lavan los trastos de la cocina y asean la casa.
9. Van a por agua al río, al arroyo o al nacimiento. Llevan una tinaja en la cabeza y otra en la cadera; sus hijos chiquitos cargados a la espalda y los más mayorcitos tomados de la mano. Regresan a casa.
10. Van cargadas al río o al arroyo con la ropa para lavar.
11. Lavan la ropa de la familia en el río o el arroyo.
12. La cargan a la cabeza y en la cadera, ya lavada, hasta la casa, en donde la tienden.

El horario de trabajo de las mujeres, generalmente se inicia a las tres de la mañana y concluye a las 9 o 10 de la noche.

Los hombres se levantan a las 4 de la mañana, empiezan su trabajo a las 6 de la mañana y terminan a la una de la tarde, ayudan a llevar leña a la casa o hacer otras cosas necesarias y se acuestan a las 7 u 8 de la noche.

Pese a todas estas tareas, tienen un gran impulso y deseo de mejorar, de aprender y sienten la alegría de hacerlo y la esperanza de un futuro mejor. Compartimos fragmentos de lo expresado por unas mujeres que participaron en un taller de capacitación.

Doña Concepción: presentó una hoja seca y dijo; “esta hoja representa mi pasado porque nunca tuve oportunidad de participar ni de nada, por eso hay analfabetismo, porque soy mujer, nunca fui tomada en cuenta para nada, siempre hemos estado olvidadas en esta comunidad, nadie se acuerda de nosotros, a nadie le importa si morimos o vivimos ni cómo pasamos la vida, pero eso ya pasó como pasó el tiempo en esta hoja seca.”
Siguió diciendo: “… esta hoja verde representa mi presente porque hoy en día, Sagrada Tierra nos trae oportunidades que vamos aprovechando, ahora yo ya puedo un poquito poner mi nombre y ahora nos estamos empezando a capacitar.”
“Esta florecita, me representa el mañana, porque no se si va a dar fruto pero yo espero que si nos organizamos vamos a prepararnos y vamos para adelante.”

Doña Manuela
Un pedazo de lámina vieja: “Esto representa mi pasado porque fue una época que pasé con muchas limitaciones, ya no sirve”.“Estas hojas verdes es el presente que estoy viviendo como libertad con mi familia, ahorita se abren nuevas oportunidades. Esta otra hoja larga representa mi futuro que hoy está empezando y va a crecer, yo espero más participación de las personas y mejorar el derecho de las mujeres, dar más vida a la vida”.