Las movilizaciones y la huelga para este 8 de marzo de 2018 están convocadas en más de 150 países, por lo que se trata de un paro internacional de mujeres. En 2017, ya se convocaron paros en España y otros 57 países entre las 12.00 h y las 12.30 h. Este 8 de marzo se amplía al total de la jornada.

 

La huelga del 8M no es una huelga habitual ya que no se limita a una huelga laboral:

  • En primer lugar, la del 8M es una huelga de cuidados, una huelga del trabajo doméstico, del soporte emocional.

El 8M se propone que las mujeres dejen de realizar todas esas actividades, tan invisibles, muchas veces no pagadas y de las que suelen encargarse ellas. Se trata de hacer ver que, sin todo ese trabajo silencioso, el resto del mundo se cae, y es necesario ponerlo en valor.

  • La convocatoria implica, también una huelga de consumo.

Es decir: llama a no ir a comprar ese día para denunciar que los cuerpos de las mujeres no son reclamos de consumo, y la tiranía estética a la que las somete el mercado.

 

  • También es una huelga laboral

Quiere poner sobre la mesa desigualdades como son la brecha salarial, el ‘techo de cristal’, la precariedad laboral de las mujeres, las jornadas reducidas impuestas o la feminización de la pobreza.